Consensos y pactos en la democratización portuguesa y española

Josep Sánchez Cervelló

Resumen


El ejército portugués asumió un destacado rol de actor en la política del país durante todo el siglo XIX, participando en complots, guerras civiles, golpes de Estado y levantamientos. Como la sociedad civil era débil, los disturbios tuvieron una naturaleza cívico-militar. Y lo mismo sucedió en el siglo XX. La república se proclamó en 1910 tras un golpe de Estado y fue, a su vez, derribada por otro pronunciamiento en 1926, y los militares fueron también el principal soporte de la dictadura de Salazar y Caetano, que se mantuvo a lo largo de 48 años. La duración del régimen autoritario militarizó finalmente a la oposición democrática, que en varias ocasiones intentó derribar la tiranía por medio de un golpe de Estado. En contra de lo que ocurrió en el caso español a consecuencia de la guerra civil, el ejército portugués ha sido considerado una institución nacional y de identificación con todos los portugueses. En España no existe esa visión debido a la represión dura y sistemática del ejército liderado por Franco contra su propia población durante el conflicto civil. El 25 de abril de 1874 el ejército demolió la dictadura y el proceso democrático comenzó. Es el periodo revolucionario en progreso (PREC). Durante el mismo, se sucedieron 6 ejecutivos preconstitucionales con participación cívico-militar, aglutinando a las principales fuerzas políticas. En conclusión, la flexibilidad de los pactos no puede compararse con la inflexibilidad ideológica de los bloques políticos que se formaron en el caso de la transición española.

Texto completo:

PDF

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 License.

A la venta impreso

Edita SCHEDAS, S.L y FUNDACION IGNACIO LARRAMENDI. Paseo Imperial, 43C, sexto D. 28005 Madrid. España.  eISSN: 2386-4850

 facebook twitter